Modelismo Plástico Latinoaméricano

EN HONOR AL "PIANO"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

12052010

Mensaje 

EN HONOR AL "PIANO"




Bat Bat Bat Bat Bat


EN HONOR AL "PIANO"


Bravos pilotos I. Misión del 12 de mayo de 1982.


Le decían Piano porque se llamaba Guillermo Dellepiane, y era alférez en una fuerza que jamás había entrado en combate. Se trataba de la primera misión de su vida y acababa de despegar de Río Gallegos.
Era el 12 de mayo de 1982 y una escuadrilla de ocho aviones argentinos avanzaba en silencio de radio hacia dos barcos británicos. Los cuatro primeros iban adelante y dispararían primero. Los cuatro halcones de atrás, a una distancia prudencial, tendrían una segunda oportunidad o entrarían a rematarlos.
Para Piano, era una misión iniciática, la última lección de un profesional de la guerra: la guerra misma. Dellepiane ni siquiera había experimentado el reabastecimiento en vuelo, una compleja operación que en este caso consistía en acercarse volando a un Hércules, encajar la lanza de la trompa del A-4B en la canasta de combustible y cargar tanques para seguir viaje. Muchos fallaban en ese intento: se ponían nerviosos y no podían meter la lanza. Cuando tuvo al Hércules frente a frente no falló, y rápidamente se unió al jefe de escuadrilla, que ordenó bajar a menos de quince metros de las olas y avanzar a toda máquina.
Con el alma en vilo escucharon que, cinco minutos antes de llegar al blanco, los primeros cuatro aviones atacaban. En el horizonte no se veía nada pero Piano se dio cuenta en seguida de que a sus compañeros no les había ido muy bien. En dos minutos supieron que tres aviones habían sido alcanzados por la artillería antiaérea y que habían sido derribados en medio de hongos de fuego y estampidos de agua. El cuarto avión regresaba por las suyas. El sol volvía espléndido un día negro. Negrísimo. Piano vio de repente los buques enemigos. Eran efectivamente dos y les estaban disparando, era un espectáculo corto y alucinante pero sin ruidos, porque en la cabina no se oía nada. Fueron fracciones de segundos: Piano contuvo el aliento verificando la velocidad y la altura, y en el momento exacto en el que pasaba por encima de uno de los dos barcos, mientras recibía y eludía disparos de todo tipo, apretó el botón y soltó una bomba de mil libras.
Las bombas impactaron en el destructor y le abrieron agujeros horribles y definitivos. Quedó fuera de servicio, pero eso Piano lo supo mucho después porque en ese instante lo único que pudo hacer fue salir rápido de la ratonera evadiendo misiles y huyendo a toda velocidad. El joven alférez se sintió solo unos minutos pero de pronto divisó la nave de su jefe y la alcanzó. No podían hablarse, porque las navegaciones aéreas eran en silencio, pero volaban juntos, a una distancia de doscientos metros uno del otro, con el infierno atrás y el continente adelante. Habían cumplido y volvían con la gloria; era una extraña y grata sensación.
Hasta que de repente un proyectil rasante surgido de la niebla pegó en un alerón del avión del primer teniente. Fue un golpe mortal a velocidad infinita que le hizo dar una vuelta de campana, pegarse contra la superficie del océano y explotar en mil pedazos. Todo en un pestañeo de ojos. Piano lo vio sin poder creerlo pero sin dejar de apretar el acelerador. Descendió todavía más y prácticamente aró el mar con un gusto metálico en la boca. Dependía emocionalmente de su jefe. Había bajado por un momento la guardia, pensando "me va a llevar a casa", pero ahora estaba solo y desesperado. Ahora dependía únicamente de su propia pericia, o de su suerte.
Voló un rato de esa manera y luego, cuando estuvo seguro de que no lo seguían, avisó al Hércules C-130 e inició el ascenso. "La Chancha" puso la canasta y sin perder el pulso el joven alférez empujó la lanza y recargó combustible. Después voló el último tramo casi a ciegas: el mar había formado una gruesa capa de salitre en el parabrisas del avión.

En los años sucesivos sólo recordaría esa primera misión. Y la última. En el medio únicamente quedaban vuelos de reconocimiento, incursiones en la zona del Fitz Roy, nervios terribles y más caídos y duelos. También el ánimo de los mecánicos, que siempre despedían a los pilotos de combate con banderas y aclamaciones, y el regreso de la base al hotel que, con éxito o sin éxito, con muertos o sin ellos, hacían en un jeep o en una camioneta Ford F100 cantando canciones contra los británicos.
No eran muy supersticiosos, pero tenían cábalas y de hecho no se sacaban fotos entre ellos porque creían instintivamente que eternizarse en esas imágenes significaba un pasaje directo hacia la desgracia.
Aquel alférez, convertido hoy en comodoro, estando como agregado militar en Gran Bretaña, fue invitado una tarde a entregar un premio en la escuela de aviación de la RAF. Por la noche, los pilotos de guerra recién recibidos y sus señores oficiales cenaban en un salón majestuoso de mesas larguísimas. Piano ocupó un lugar privilegiado, y el director de la escuela pidió silencio y habló del piloto argentino. Se sabía su currículum bélico de memoria y en su discurso mostraba el orgullo de tener esa noche a un hombre que había luchado de verdad contra ellos.
El mes de abril vió a Guillermo Dellepiane asumir como director de la Escuela de Guerra Aérea en Buenos Aires.

Fuente: La Nación/Extracto de nota "La hermandad del honor" de Jorge Fernández Díaz.

LO SACAMOS DE AQUI Y ME PARECIO BIEN ATINADO




http://malvinasdata.blogspot.com/2009/05/bravos-pilotos-i-mision-del-12-de-mayo.html

Bat
avatar
mapache02
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 2081
Fecha de inscripción : 04/06/2009
Edad : 45
Localización : Guatemala

Volver arriba Ir abajo

Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

EN HONOR AL "PIANO" :: Comentarios

avatar

Mensaje el Mar Jun 08, 2010 11:00 am por Dassault

Excelente!!! No cabe duda de que fue la ultima guerra entre caballeros, la ultima guerra en la que después de la contienda los rivales se pueden sentar juntos como seres humanos a departir sin el más minimo asomo de odio..... Hay que reconocer que si algo tienen los ingleses en este sentido es su excelente preparación militar y su sentido de la caballerosidad. Los argentinos no se quedan atras.

Ahora las guerras con contra facciones terroristas y fanaticos religiososo como los talibanes o los fedayines de Sadamm....

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Sáb Oct 16, 2010 11:54 am por mapache02

Viendo en el video de history channel , malvinas la guerra desde el aire, hay una anecdota , en la cual el tuco Cervera cuenta que en la mision que tubieron para atacar el cuartel que habia el general Moore instalado en la isla , sueltan las bombas cañonean a los helicopteros y , en la cual el piano le pregunta al tuco, que hacia por que estaba perdiendo combustible, si se eyectaba en tierra o buscaba al reabastecedor o que hacer??, el tuco le dijo no me preguntes eso ami piano, encomendate a dios y decidi vos, el tuco recalca que si te eyectas en el mar no te rescada nadie...

Lo que logran plasmar es que el la tripulacion del hercules en un acto de arrojo terrible lo busco, lo encontro, lo reposto aunque parte de lo que le daban parte iba al motor y parte hacia afuera, pero llegaron todos sanos y salvos al continente, incluyendo al "Piano"


aqui creo yo que los tanates o kin tama son del piano y de los del hercules por que se arrimo a las islas sabiendo que lo podian bajar Bat

Volver arriba Ir abajo

Mensaje  por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.